Blog /

Agachaditos frente al Teatro Cervantes de Guanajuato

Esta instantánea frente al Teatro Cervantes en Guanajuato, México, es la primera que hicimos con la función de auto disparo de nuestra nueva cámara digital. Esto justifica la extraña posición que todos tenemos. Fue algo inconsciente, al ver la cámara en el suelo nos agachamos instintivamente para evitar salir con la cabeza cortada. Aunque si no sabes esto más parece que nos estén retratando desde un avión que fuera a pasarnos por

 encima de las cabezas en vuelo rasante para luego estrellarse contra la fachada del Teatro. El que está agarradito a Ángeles es Manuel Hinojosa director del Festival Escenario 07 de cuya pericia organizativa dependía nuestra estancia en México; desde las funciones  en los teatros a los desplazamientos en furgoneta por el país, desde la traducción de los ingredientes de los platos mexicanos a la información básica sobre la graduación del picante. Información esta última, que aunque parezca superficial, no lo es en absoluto ya que de ella dependía la supervivencia de mi estómago sumido en una gastritis rebelde por las agresiones padecidas en los diferentes vuelos.

img_07631.jpg

Agresión en forma de condumio intercontinental de aquellos que tienen la extraña propiedad de que después de habértelo comido la bandeja está mucho más llena que antes de haber empezado. Misterios de las alturas, hay tantos. Ángeles está muy sonriente y espabilada sobre todo teniendo en cuenta que se había pasado la noche casi en vela

pendiente de la llegada de parte de nuestro equipaje, en concreto, la mesa que utilizamos de soporte e instrumento principal del montaje KRAFT. La pobre mesa tuvo la mala suerte de intentar cruzar el charco en el mismo avión en el que viajaba ese cantante macarrilla españó que hace canciones con unas letras igualitas que los poemas que todos hemos escrito con once o doce años y que ya nunca nos hemos atrevido a releer por no morirnos de la vergüenza… Bueno, estuvimos maldiciendo dos días al ídolo de masas dos días porque el equipaje llegó el mismo día de la función por la mañana, de no ser así creo que le hubiéramos boicoteado algún concierto para que padeciera en propia carne los efectos en tierra de una cogorza a 8.000 mts. de altitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 17 =